La refrigeración es un factor esencial en el proceso de producción. En muchos casos, la producción de componentes o subconjuntos fabricados debe refrigerarse antes de pasar al siguiente paso. Los parámetros de los líquidos refrigerantes, como el agua, los aceites o las emulsiones, también deben mantenerse a un nivel adecuado.


Las tecnologías modernas en el campo de la refrigeración industrial permiten una medición precisa de la temperatura y su adaptación a las condiciones especificadas por el usuario.


Selección adecuada del sistema a las necesidades del usuario


El dispositivo de refrigeración o el sistema de refrigeración seleccionados correctamente tienen un impacto significativo en el aumento de la eficiencia del proceso de producción. El enfriamiento eficiente de los gabinetes eléctricos y de control ayuda a extender la vida útil de los componentes de automatización y reduce el riesgo de fallas.


El control de refrigerantes, como el agua y el aceite, reduce considerablemente el riesgo de deterioro de sus propiedades y alarga el período de intercambio. Asegurar la temperatura y humedad correctas de las salas de producción y las instalaciones de laboratorio en la primavera y el verano contribuye a mantener las condiciones adecuadas para el proceso de producción o la investigación.


Desde el diseño hasta el montaje


El proceso de implementación de los nuevos sistemas de refrigerante siempre está precedido por una determinación de los parámetros necesarios que deben obtenerse después de su instalación y puesta en marcha. Al diseñar cada sistema de refrigeración, es necesario evaluar sus condiciones de operación y verificar las opciones de montaje.


El equipo siempre es suministrado por el fabricante, directamente al sitio de instalación. Después de la puesta en marcha inicial y los diagnósticos del sistema de refrigeración, se entrega al usuario la documentación completa y el manual de instrucciones.


Si necesitas darles mantenimiento a tus sistemas de refrigeración llama a Torrey Fuentes.